Sin categoría

Con cariño para nuestra Madre Tierra

Por: L.P. Karla R. Carrillo Salinas

A través de distintas conmemoraciones internacionales, la Organización de las Naciones Unidas, convoca a las personas y países de buena voluntad  a unir esfuerzos por alzar las voces y acciones a favor de la vida que alberga este bello y majestuoso planeta. No cabe duda que cada vez somos más las personas que nos interesamos en participar, cada uno con nuestro “granito de arena” aportando con acciones concretas, sin importar el tamaño que sean, siendo así la mejor forma de celebrar nuestro compromiso por el Planeta que nos acoge.

 

Este mes conmemoramos a esta bella casa común, celebrando el Día Internacional de la Madre Tierra, expresión que ha servido en distintos países para referirse al planeta que todos los seres vivos habitamos y compartimos; y que resalta la relación que existe entre todos y lo importante que es la naturaleza para sustentar la vida humana y de todas las especies.  Pensar en la “Madre Tierra” puede desatar una serie de sentimientos de bondad y generosidad, pero también preocupación y curiosidad sobre los problemas ambientales de nuestros tiempos.

 

Sentarnos a conversar sobre la problemática ambiental podría llevarnos a horas de discusión y debate. Eso es porque en realidad no existe una sola problemática ambiental, sino un complejo entramado de problemáticas ambientales. Pensar en nuestro planeta y su biodiversidad, incluyendo a la tan polémica especie humana no es tarea sencilla. El conocimiento humano es complejo, al igual que los procesos en los que nos desenvolvemos día con día. Pero el proceso se vuelve sencillo si recordamos que hay una profunda, y a veces invisible y sutil conexión entre todos los fenómenos en los que participamos los seres humanos con nuestro entorno, o lo que llamamos: interconexión.

 

Podemos volver más fácil la comprensión del mundo que nos rodea con el pensamiento sistémico, que a la par del pensamiento científico, crítico y complejo, nos va llevando de la mano para hacer un esquema sobre las problemáticas ambientales y de esa forma, con esperanza, ciencia y creatividad, podemos proponer mil y un soluciones que pueden estar al alcance de la mano para sanar nuestra relación con la naturaleza en nuestra casa común. 

 

En nuestra localidad hemos atestiguado cómo la acción social colectiva y organizada, puede desatar un proceso imparable de soluciones articuladas en conjunto entre sociedad civil y las autoridades. La Presa Madin está siendo recuperada tras largos años de problemáticas ambientales, gracias al liderazgo de una pequeña, quien logró unificar las voces y luchas por el rescate de la Presa.

 

¿Quién no ha escuchado la expresión “si vienes con un problema, trae también una solución”?  Ésta nos hace reflexionar sobre la importancia de la esperanza y el pensamiento creativo y divergente. Lejos de ver estas problemáticas con pesimismo, debemos mirarlas con toda la esperanza del mundo, ya que este es  nuestro Planeta Tierra. 

 

Desde hace siete años, en nuestro querido campus hemos colocado a la educación ambiental para la sustentabilidad como un componente primordial para formar e impulsar liderazgos ambientales. Cuando decidimos diseñar y albergar un programa de estudios K-12 sobre la sustentabilidad, iniciamos un maravilloso camino de transformación por amor a nuestra Madre Tierra.  Nuestros alumnos y profesores han encontrado una oportunidad y un espacio para reflexionar y ser agentes de cambio en temas como: cambio climático, manejo y disposición de residuos, hábitos de consumo, uso eficiente del agua y la energía, el cuidado y rescate de los espacios públicos, formas alternativas de transporte, energías renovables, alimentación, soberanía alimentaria,  y  la contaminación del aire.  Quienes aprendemos aquí, hemos tomado en nuestras manos y corazones las oportunidades para disminuir nuestra huella de carbono personal, familiar e institucional.

 

Desde 2015 a lo que va del 2021 hemos logrado  transformar nuestros desechos en  29,600 kg de residuos  reciclables, lo que los mantiene como valorizables y activos en los ciclos de producción. De este modo nuestros  papel, cartón, plástico PET, aluminio, chatarra, tetrapak, tapitas de botellas,electrónicos, pilas, orgánicos , no llegaron a contaminar en un vertedero de basura. Esto se logró con la integración de nuestra currícula de sustentabilidad y de diversos programas, como la Composta Chinampera, siendo la escuela pionera en la Zona Norte de la Cd.  de México en integrar ese sistema de Producción de Biofertilizante en nuestras instalaciones, logrando procesar nuestros residuos orgánicos desde 2016 e integrando el fertilizante en nuestro Huerto Escolar. 

Así, nuestra contribución a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (4, 11 y 13) de las Naciones Unidas, se mantiene a lo largo del tiempo, impactando positivamente con más de 

  • 1000 estudiantes involucrados en actividades de aprendizaje sobre la sustentabilidad y acción climática
  • 3oo árboles salvados, necesarios para brindar oxígeno a 50 personas *
  • 6000, 00 litros de agua , que es la cantidad que 1,576 personas usarán en un día*
  • 55 toneladas de C02 prevenido, que es la cantidad que 450,00 autos producen por km recorrido* 
  • 135,000 kW/hr , que es la energía necesaria para cargar 10’971,389 celulares * 

 

Se necesita una dosis de amor y valentía para dar el primer paso. Nuestros proyectos son posibles gracias al cariñoso trabajo de alumnos, padres de familia, docentes, personal administrativo y de mantenimiento, preocupados por disminuir nuestro impacto ambiental negativo. Ha sido un camino de aprendizaje, de esfuerzo y, sobre todo, ha sido un logro de equipo. ¡Gracias!

 

Creemos firmemente que el aprendizaje sobre la sustentabilidad que se ha vivido en nuestro campus a través de los años, es la voz de la esperanza hecha realidad.  Es posible cambiar nuestros hábitos y nuestras acciones. No te pierdas las experiencias de reciclaje, no pierdas las oportunidades para reducir tu basura, o para imaginar y construir un mundo mejor. ¡Con cariño para nuestra Madre Tierra!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *